martes, 29 de marzo de 2011

Accidente Nuclear en Three Mile Island

El accidente nuclear de la central nuclear de Three Mile Island se produjo un año después de la puesta en funcionamiento de la unidad 2 (TMI-2). El 28 de marzo de 1979, en la unidad 2 (TMI-2). Situada a unos 16 km de Harrisburg (Pennsylvania). El segundo reactor de la planta nuclear estaba funcionando a un 98% de su potencia máxima cuando, a las 4 de la madrugada, se desconectó el circuito encargado del suministro de agua a las turbinas, dejando de funcionar el circuito de refrigeración del circuito primario de este reactor de agua a presión. El sobrecalentamiento producido en el núcleo del reactor dio lugar a un aumento de la presión en el circuito primario, provocando la introducción de las barras de control destinadas a parar de forma automática el reactor. Se bombeó agua suplementaria a través del circuito de refrigeración de emergencia. Sin embargo, las válvulas que controlaban el paso hacia el generador de vapor se bloquearon durante unos instantes. El ingeniero responsable desconectó el automatismo de control correspondiente y confundió diversos instrumentos de medida. Debido a estos errores, el agua contaminada salió inundando el edificio de contención que rodea el reactor. De este modo se liberaron gases radiactivos a la atmósfera (xenón y kriptón). Además, salieron grandes cantidades de agua, con un nivel bajo de contaminación radiactiva, que fueron a parar al río. Treinta mil personas, que vivían en los alrededores de la central nuclear, distribuidas en un radio de 8 km, se vieron expuestas a ciertos niveles de radiactividad, aunque los efectos de la radiación fueron muy pequeños. Según datos de la Nuclear Regulatory Comission (NRC), se estimó que la dosis equivalente efectiva hasta el día 7 de abril fue de 3.300 personas. Lo cual representa un incremento del 1,5% en la dosis equivalente anual recibida en la zona por la radiación natural, que es de 1 mSv. El accidente de la central nuclear de Three Mile Island causó graves daños en el reactor, pero afortunadamente tuvo un limitado escape al exterior de productos radiactivos, por lo cual fue clasificado como nivel 5 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES). Este accidente motivó la futura mejora de la seguridad de las centrales nucleares, definiéndose medidas correctoras que se han ido incluyendo en todos los países con instalaciones nucleares, además del desarrollo de programas de formación y entrenamiento del personal de la instalación. A diferencia del accidente de la central nuclear de Chernobyl, se evitó el escape de productos de fisión del núcleo del reactor, por su diseño de seguridad y por la existencia del recinto de contención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada