martes, 11 de enero de 2011

Mount Saint Helens :D




Llevaba más de 100 años dormido y su despertar fue desastroso. El volcán Santa Helena (Estados Unidos) entraba en erupción un 18 de mayo de 1980 dejando numerosos daños materiales, centenares de heridos y 24 muertos.


“Un ‘Vesubio’ en la coste oeste de EE.UU.“. Así titulaba La Vanguardia del día 20 de mayo la información relativa al despertar del volcán Santa Helena (o Santa Elena o St. Helens). Las primera informaciones señalaban que la erupción se había cobrado la vida de nueve muertos y una veintena de desaparecidos. Pero el suceso no se producía por sopresa: los geólogos ya lo habían previsto y a principios de abril ya aparecían en portada de La Vanguardia los primeros movimientos del volcán.

A la salida de lava y fuego se unió una explosión que “borró del mapa” 400 metros de la montaña.

Y como sucede en el año 2010, 30 años atrás la erupción volcánica provocó una nube de ceniza que tapaba varios estados y que interrumpió las comunicaciones por tierra y por aire. No en vano, la nube de ceniza llegó a tener 4,5 kilómetros de longitud.

Además de las 24 víctimas mortales, los daños colaterales de la erupción del Santa Helena fueron cuantiosos. Incluso se dijo que la potencia del volcán había sido 500 veces mayor que la bomba de Hiroshima.

Y tras la lava, las cenizas se convirtieron en una molestia para los habitantes de la región: incluso los perros llevaban mascarilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada